Llamar

Bizcochos en Almería

Historia de los bizcochos

La palabra bizcocho proviene del latín: bis coctus, que significa ‘cocido dos veces’.

Se trata de una preparación de gran antigüedad, existen antecedentes en las representaciones de la tumba de Ramsés III en Tebas, procedentes del siglo X a. de C.

La doble cocción (que hoy día en general no se mantiene) consiste en secarlos en el horno después de cocidos para conservarlos mejor. Con esto se pueden conservar mucho tiempo, por lo que fueron ampliamente utilizados como alimento de soldados y navegantes.

La historia nos ha legado muchísimas recetas, muchas veces ligadas a algún evento o lugar. No hay ciudad o pueblo que carezca de su bizcocho típico. Sin salir de España y sin pensar mucho, recordamos toda clase de bizcochos, bizcochuelos, bizcotelas y bizcochadas: mantecadas, “sobaos”, bizcochos borrachos, colineta, maimón, rellenos de Bergara, soletillas, mojicones… Hay bizcochos que son ya patrimonio de la cocina de Occidente como las magdalenas, el bizcocho enrollado (brazo de gitano), el plum cake, o el clásico “cuatro cuartos” (4 huevos + su mismo peso de azúcar, mantequilla y harina), fórmula difundida en toda Europa y que fue llevada hasta Japón por los misioneros españoles en el siglo XVII.

Se pueden distinguir dos grupos fundamentales: los bizcochos para tomar solos y los bizcochos para rellenar, emborrachar o formar tartas, que son más ligeros. De estos últimos, el más extendido es el bizcocho de genovesa (génoise en francés), que es el que se utiliza para hacer tartas de pisos.

Puede haber varios tipos de bizcocho dependiendo de sus ingredientes, pero existen tres que son imprescindibles:

– Harina: Se suele emplear la harina de trigo de repostería. Esta se puede mezclar con otras como harina fina de maíz (maizena), harina integral de trigo o harina de otros cereales. En todo caso, la harina se debe tamizar.

– Azúcar: Se suele utilizar azúcar blanca corriente, aunque hay bizcochos que se endulzan con azúcar moreno o miel. De hecho, la miel fue el edulcorante utilizado para los bizcochos hasta la introducción de la caña de azúcar procedente de Asia.

– Huevos: Se emplean enteros o separando claras y yemas, pero lo primordial es un buen batido.

Tipos de bizcocho

En base a estos ingredientes se pueden añadir otros muchos, dependiendo de este tendremos un tipo de bizcocho u otro. Te mostramos algunos de los bizcochos que elaboramos en Panadería y Bollería del Rosal:

– Bizcocho de zanahoria: Además de los tres ingredientes ya mencionados, para este bizcocho utilizamos zanahoria rallada, aceite de oliva, levadura, canela…
A la masa de este bizcocho se le pueden añadir nueces picadas, que le dan un sabor exquisito. Se le puede añadir relleno o una cobertura con sabor a queso, mezclado con mantequilla u otros ingredientes.

– Bizcocho Red Velvet: Aparte de los mencionados, algunos de los ingredientes que se usan para elaborar este bizcocho son mantequilla, cacao en polvo, extracto de vainilla, bicarbonato, colorante extra red, suero de leche, vinagre blanco para postres…
Del mismo modo que el de zanahoria, a este también le solemos echar frutos secos como nueces troceadas. Asimismo, se le puede rellenar o crear una cobertura de una deliciosa crema de queso.

– Bizcocho de espelta: En este caso, uno de los ingredientes básicos como es la harina, debe ser harina integral de espelta. Esta harina, añadida a los otros ingredientes esenciales se suma a otros como son el yogur de limón, el aceite de oliva, levadura, rayadura de limón, canela molina…

En este punto nos gustaría hablarte de la harina de espelta, el ingrediente principal de este bizcocho:
La espelta es un cereal muy antiguo, posiblemente sea el cereal más antiguo que se conoce en la península. El origen data de 7000 años antes de cristo, concretamente sería en Irán dónde se empezaría a conocer este tipo de cereal, su cultivo se estandarizó y pasó a otras partes más orientales.

A través de los Balcanes entraría en Europa, y se consideraría en la Edad Media el alimento de la clase pudiente, relegando otros alimentos a las clases más pobres.

En Europa en el siglo XIX este cereal quedaría en desuso por diversos factores, como el rendimiento en la cosecha, y la dificultad del manejo para la elaboración de productos.

Si de algo se tenía constancia es que este alimento era único para las plagas debido a su elevada resistencia a las mismas.

En la actualidad, este tipo de alimento se da en las zonas más altas de España, y de otros países de Europa, por el simple de hecho de que aguanta muy bien las temperaturas frías de estos lugares. El cultivo de otros alimentos en zonas altas es complicado debido a que es muy difícil convivir con temperaturas por debajo de 0º para la mayoría de ellos; sin embargo, el cereal Espelta consigue aguantar temperaturas muy bajas y eso le permite ser cultivado en dichas zonas altas.

Hablar de la espelta, es hablar del cereal de moda. La cantidad de carbohidratos hace que este cereal sea único. Sobre todo hay que destacar que este cereal está muy bien considerado actualmente por el alto contenido en proteínas, algo que demandan mucho en diferentes deportes, o gimnasios, pues las proteínas de origen biológico como son los aminoácidos son esenciales para la mejora del músculo entre otros beneficios.

Es importante mencionar que este alimento contiene gluten, por lo que no deberán de consumirlo los celiacos.

Actualmente muchos dietistas y médicos, consideran la opción de cambiar el trigo por la espelta, sobre todo para personas con problemas de mala digestión, ya que la espelta posee la capacidad de ser mejor digerida que el trigo.

– Bizcocho de chocolate: Además de los ingredientes primordiales ya mencionados, para este bizcocho usamos chocolate/cacao, nata líquida o crema de leche, mantequilla, levadura, ralladura de naranja…

– Bizcocho de yogur: Para elaborarlo empleamos nuestros ingredientes esenciales, yogur (de limón, natural…), aceite, levadura y frutos secos (nueces, almendras…).

– Bizcoho casero: Para este bizcocho normalmente empleamos harina de trigo junto con los demás ingredientes primordiales. Junto con yogur, ralladura de limón o naranja, aceite de oliva y espolvoreamos con azúcar glass su superficie.

Por otro lado, realizamos tartas de bizcocho, tanto en su versión estándar como de chocolate.

En Panadería y Bollería del Rosal elaboramos cualquier tipo de bizcocho. Nuestros más de 100 años de historia y nuestra experiencia nos avalan. Así como nuestros clientes.

Si deseas probar alguna de nuestras creaciones, te esperamos con los mejores bizcochos y otros alimentos de panadería y bollería ricos, saludables e ideales para tu paladar y estómago.

¡Te esperamos!

Bizcochos Panaderia del Rosal Almería